Por qué se creo Tierra y Ser:

La filosofía que distingue a nuestra institución Tierra y Ser, no es más que el fruto de una formación social y una visión distinta del mundo en el que fuimos criadas, porque a pesar de no haber tenido ninguna necesidad desde muy pequeñas, nuestra madre, la señora Lily Cuculiza de Schaefer, siempre nos inculco valores como el amor, el respeto, la unión, la solidaridad, la voluntad y la responsabilidad, que hasta el día de hoy perduran en nosotras. Nos criamos rodeadas de gente humilde, enferma y necesitada, gracias a la labor social que nuestra madre desarrollaba a diario, no solo acogiendo en nuestro hogar a niños y jóvenes desamparados, que fueron criados junto a nosotras como nuestros propios hermanos, sino también, a través de su labor como Presidenta de la Región Norte, de la Cruz Roja Peruana y sobre todo con su continua participación en fenómenos naturales de alto impacto y la guerra.

Gracias a las enseñanzas del día a día, aprendimos que el peor pecado con el que podemos vivir, es la indiferencia hacia la pobreza, la injusticia y la indiferencia, sabemos que la mejor actitud que podríamos tener frente a estos actos desnaturalizados, es la de luchar sin descanso por intentar ayudar a todas las personas que sean posible, a sobresalir de sus males, sin descuidar el hacerlo, con tal transparencia y honradez, que se pueda comprobar nuestro trabajo.
Nuestra filosofía principal entonces, es la de dar el ejemplo con la acción y sustentar que se pueden hacer mejor las cosas si se hacen con profesionalidad, honradez y amor.